ODUCIA - La Terraza, fue un sueño.

Un sueño hecho realidad.

Un lugar en el que desapegarse de los miedos.

Un lugar para alimentar el alma.

Un lugar para confiar.

Un regalo.

Gracias.